Reseña de libro sobre aves de Puerto Rico

Reseña de libro sobre aves de Puerto Rico

En su reseña de Puerto Rico’s Birds in Photographs (tercera edición, Editorial Humanitas, Seattle, WA.), Floyd Hayes dice que el autor del libro, Mark Oberle, merece una ovación por haber reunido un álbum monumental.

El libro incluye las descripciones de 191 especies, incluidas todas las especies de aves reproductoras, así como las migratorias a la isla caribeña.

Oberle, profesor de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Washington, no se propuso escribir una guía de campo, aunque Hayes, profesor de biología del Pacific Union College de Angwin, California, dijo que la mayoría de los observadores de aves podrían utilizarla como tal.

“Para mí, lo más interesante del libro fue la gran cantidad de información sobre historia natural”, escribió Floyd en una reseña publicada en el sitio web de Caribbean Birds. “Recomiendo encarecidamente su compra a cualquier persona interesada específicamente en las aves de Puerto Rico”.

Los fotógrafos de aves utilizan el libro con regularidad. “He comprado varios otros libros, que también son buenos, pero siempre me encuentro volviendo al de Oberle”, dijo Gloria Archilla. “Es sencillo, claro, y tiene grandes fotografías e información perspicaz sobre dónde puedo encontrar las diferentes especies aquí en Puerto Rico”.

Los puertorriqueños consideran que el libro de Oberle es indispensable para los observadores de aves de la isla y para los participantes en viajes de observación de aves a Puerto Rico y a la cercana República Dominicana.  “Como puertorriqueña que vive en Puerto Rico, este libro ha mejorado mucho mi percepción de mi entorno”, dijo Rosa Fernanda Martínez, de Mayaguez, Puerto Rico.

Un biólogo de los somorgujos gana un premio federal

Kevin Kenow, biólogo investigador de la fauna silvestre del Centro de Ciencias Medioambientales del Alto Medio Oeste del Servicio Geológico de EE.UU., considera que los somormujos comunes muertos accidentalmente son una oportunidad de investigación. Es un innovador biológico.

Hace años, colocó dispositivos de seguimiento telemétrico en aves muertas, las liberó y descubrió cómo rastrear el origen de las aves acuáticas muertas en brotes de botulismo aviar. Creó lo que denomina un modelo de deriva de cadáveres para rastrear los brotes de la enfermedad hasta sus orígenes.

Entre 1999 y 2008, se calcula que murieron 50.000 aves acuáticas en el lago Michigan a causa del botulismo aviar, y la mitad eran somormujos. (Foto: Kevin Kenow, USGS)

El Departamento del Interior de EE.UU. concedió a Kenow, de 57 años, una mención de servicio meritorio en abril por su liderazgo y sus excepcionales contribuciones en los campos de la ecología de las aves acuáticas y la telemetría de la fauna.

“Me sorprendió bastante”, dijo Kenow. “Hay mucha gente que creo que lo merecería más que yo. Trabajo con un gran grupo de socios de diferentes organismos. Este premio refleja su trabajo”.

Empezó a utilizar transmisores electrónicos en 1996 para seguir los movimientos de las somormujos.

Unos dispositivos de geolocalización más pequeños fijados a las patas de los colimbos permitieron a Kenow descubrir que los colimbos comunes de Wisconsin, Minnesota y Michigan se sumergían a profundidades mucho mayores de lo que los biólogos habían supuesto.

Ahí se descubrió la relación con el botulismo aviar. La bacteria anaeróbica que produce la toxina del botulismo puede recogerse en las tripas de los peces y otros organismos acuáticos. A menudo, los peces infectados nadan muy lentamente, lo que los convierte en objetivos más fáciles para los colimbos comunes, los colirrojos, los patos de cola larga y otras aves acuáticas del lago Michigan.

Durante los 10 años transcurridos entre 1999 y 2008, Kenow dijo que se calcula que 50.000 aves acuáticas murieron a causa del botulismo aviar, y la mitad eran somormujos comunes.

Estas especies suelen invernar en el Golfo de México y el Atlántico Sur, pero algunas aves suelen quedarse en el lago Michigan. Cuando el lago se congeló durante el invierno excepcionalmente frío de 2014, las aves acuáticas sufrieron la falta de aguas abiertas.

“Algunas aves aparecieron en pueblos de Michigan y Wisconsin en mal estado”, dijo Kenow.

El micrófono del teléfono inteligente Android o Apple equipado con la aplicación BirdGenie puede ayudar a identificar las aves ocultas detrás de las ramas de los árboles y otros obstáculos, algo que ocurre a menudo.

BirdGenie, que ha sido bautizado como “el Shazam de los pájaros”, tiene a los mejores ornitólogos cantando sus alabanzas. Dicen que BirdGenie podría ser pronto una nueva y poderosa herramienta no sólo para los observadores de aves de patio, sino también para los investigadores y otras personas deseosas de identificar a las aves basándose en sus vocalizaciones.

El clásico problema de los observadores de aves

“Es muy emocionante porque tratar de identificar a los pájaros por sus vocalizaciones es un problema clásico para los observadores de aves”, dice Jessie Barry, ornitóloga del Laboratorio de Ornitología de Cornell que no participa en el proyecto BirdGenie. “Una aplicación que puede ser tu guía en el campo en tiempo real es un concepto fantástico, y definitivamente estamos ansiosos por probar esta nueva aplicación”.

Un toque en la pantalla de la app BirdGenie compara el sonido entrante con 80 vocalizaciones de 60 pájaros, según un anuncio en la web de Princeton Press.

La “magia” de BirdGenie

BirdGenie sólo identifica los cantos de los pájaros incluidos en la base de datos de la aplicación. Ofrece al usuario una medida de la confianza en la corrección de la identificación. La aplicación también ofrece muestras de audio de los distintos cantos de las 60 aves como referencia, y fotos en color, algunas en 3D.

Princeton University Press, que comercializa la aplicación, dijo que BirdGenie forma parte de una tendencia de las editoriales académicas a ofrecer medios digitales para complementar las publicaciones impresas y de otro tipo. Princeton Press vende las versiones Backyard East y Backyard West de BirdGenie por 2,99 dólares cada una. Son dos de las cuatro aplicaciones que vende Princeton Press.

El desarrollador de BirdGenie, Tom Stephenson, es músico, fotógrafo y reconocido experto en cantos de aves. Su socio es Stephen Travis Pope, premiado compositor e ingeniero de software que ha desarrollado novedosas aplicaciones de procesamiento de audio digital. Pope lleva más de una década trabajando en programas de análisis de audio y motores de búsqueda de música.

“Si la aplicación es capaz de identificar las 60 especies iniciales, sería un logro fantástico. No se puede entrar de golpe e identificar inmediatamente 400 especies de aves norteamericanas”, dijo Barry. “Si se puede ampliar la escala, sería increíble. Requiere pasos graduales y un equipo dedicado con experiencia”.

Más de 150.000 grabaciones de vocalizaciones de aves se almacenan en una sala climatizada de la Biblioteca Macaulay del Laboratorio de Ornitología de Cornell. (Foto: Laboratorio de Ornitología de Cornell)

El Laboratorio de Ornitología de Cornell cuenta con una biblioteca digital de más de 150.000 vocalizaciones de aves, algunas de las cuales se utilizan en “Harry Potter” y otras películas.

En Norteamérica hay más de 400 especies de pájaros y en todo el mundo hay más de 10.000 especies. Para que BirdGenie tenga éxito comercial, serán necesarias actualizaciones y complementos. “Es difícil captar todo el repertorio desde el principio”, dice Barry.

Los cantos de los pájaros de una misma especie pueden variar considerablemente, según el sexo, la edad y las circunstancias del canto. Un petirrojo, por ejemplo, puede emitir una nota de llamada mientras vuela, pero tiene otra para un depredador en lo alto, y otra llamada de reprimenda cuando ve a un depredador en un arbusto cercano. Los cantos de una especie varían incluso de un lugar a otro.

Acento urbano

“Estamos estudiando incluso cómo las distintas especies varían sus vocalizaciones de un entorno rural a uno urbano”, explica Barry.

En Cornell, Barry dirige el equipo que desarrolla Merlin, una aplicación de identificación de aves. Merlin utiliza la base de datos de 170 millones de observaciones de aves de la base de datos eBird. La aplicación Merlin hace al usuario algunas preguntas rápidas: Cuándo y dónde ha visto el ave, qué aspecto tenía y qué estaba haciendo.

Las garzas reales anidan sólo en colonias de hasta 100 o más nidos cada una. (Foto: William Denton, Lakeside, California)

El Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE.UU. ha remitido el caso del podador de árboles californiano Ernesto Pulido a la oficina del fiscal de EE.UU. en San Francisco y ha recomendado una acusación de delito menor.

El 3 de mayo, cinco ejemplares de corneja negra resultaron heridos después de que el Servicio Postal de EE.UU. contratara el servicio de poda de árboles de Pulido en Oakland (California). Los trabajadores recortaron los ficus de una oficina de correos situada en las calles 13 y Alice, pero el trabajo desencadenó una protesta pública por los falsos informes de que los polluelos de garza fueron introducidos en una trituradora de madera.

“Estamos recomendando una acusación de violación de la Ley del Tratado de Aves Migratorias”, dijo Rebecca Rocca, supervisora del Distrito Norte de California y Nevada del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE.UU., en una entrevista telefónica el 22 de mayo.

Rocca dijo que Pulido ha expresado su arrepentimiento por el incidente y está pagando la rehabilitación de cinco garzas en un santuario de aves de Fairfield, California, donde las garzas estaban siendo rehabilitadas.

“Se puso en contacto con nosotros”, dijo Andrew Harmon, director de marketing y comunicaciones de International Bird Rescue. “Se mostró muy arrepentido”.

Un reportero del San Francisco Chronicle dijo que los camiones de correo aparcan directamente debajo de los árboles de la graja y que ha habido preocupación por los excrementos de las garzas.

Las garzas reales anidan principalmente en colonias de hasta 100 o más nidos cada una. Los humanos no siempre están contentos con ello.

El puerto de Long Beach adoptó un enfoque creativo al respecto. En 1998, el puerto reubicó una colonia de garzas reales de la antigua estación naval de Long Beach en un parque cercano. Para facilitar el traslado de las aves, el puerto reubicó 50 árboles en el parque. Se añadieron señuelos para las garzas y nidos artificiales para atraer a las parejas reproductoras. La táctica funcionó brillantemente.

La colonia reubicada prosperó tras el traslado, con el número de nidos, huevos y polluelos que había antes del traslado, según el puerto.

Judy Haner, Directora de Programas Marinos y de Agua Dulce de The Nature Conservancy en Alabama, dirige el esfuerzo de la cámara de nidos de águila pescadora como parte de su enfoque en la recuperación posterior al vertido y los esfuerzos de restauración a largo plazo en la bahía de Mobile y la región más amplia del Golfo. (Foto: Nature Conservancy)

La cámara del nido de águila pescadora de Nature Conservancy está haciendo una crónica de los primeros años de vida de tres polluelos en un nido de la costa de Alabama. Los huevos nacieron el 7 de mayo tras cinco semanas de incubación.

“Ahora está a punto de comenzar la parte divertida de la cámara del águila pescadora, que consiste en ver crecer a los bebés mientras sus padres los alimentan con pescado fresco capturado diariamente en su patio trasero de la bahía de Wolf y verlos crecer y madurar”, dice un post en el blog de Nature Conservancy

Los fotógrafos de aves son testigos de la naturaleza en estado puro. Cuando el fotógrafo Neil Fifer observó esta garza china en la Reserva Natural de Mai Po, en Hong Kong (China), se quedó impresionado por el gran tamaño de su presa Mudskipper.

Fifer no tardó en darse cuenta de que no era el único espectador impresionado.

“No es frecuente verlos de este tamaño al aire libre”, dijo Fifer. El escurridizo pez trató de escapar sumergiéndose en el barro.

Una vez atrapado por la garza, una garceta grande se abalanzó sobre él. La garceta pretendía robar el pez, pero la garza se alejó con su premio.

New York City Audubon, American Bird Conservancy y la Universidad de Fordham están investigando la capacidad de varios tipos de vidrio para disuadir a las aves de chocar con los edificios, una causa de hasta 988 millones de muertes de aves al año, según las estimaciones.

Jose Delgado

Biólogo de Profesión, tengo muchos años estudiando las aves y sus ecosistemas. En la actualidad estamos viviendo momentos muy difíciles y las poblaciones de aves en todo el mundo están disminuyendo aceleradamente, no podemos observar todo esto sin hacer nada.

Artículos relacionados

Tailandia: santuario de aves maltratadas

Tailandia: santuario de aves maltratadas

El seguimiento por satélite resuelve los enigmas de la migración de las aves

El seguimiento por satélite resuelve los enigmas de la migración de las aves

Los científicos documentan un órgano sensible a la luz dentro del cerebro de las aves

Los científicos documentan un órgano sensible a la luz dentro del cerebro de las aves

No Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *